Clipper

Viaje de incentivos para Clipper y rebranding de la marca.

Explicación del rebranding de Clipper para el viaje de incentivos.

¿Cuántos de los que estamos aquí  hemos soñado alguna vez con viajar en el tiempo? ¿Con volver al pasado o imaginar cómo será el futuro?

Einstein decía que el tiempo es una ilusión ¿Y si fuera así? ¿Y si realmente fuera una ilusión?

Hace un tiempo ya, que vi por primera vez regreso al futuro con mi padre. Mi padre es muy fan. Y yo nunca la había visto. Cuando acabamos de verla pensé lo guay que sería que realmente existiera algo así, porque hay épocas de la historia que me hubiera gustado vivir: me hubiera encantado ir a un concierto de Freddy Mercury, o  vivir el movimiento hippie en América en los 60’. Imaginaros por un momento estar presente en la caída del muro de Berlín, o pasear por la antigua china.

Y pensé “tiene que haber alguien que haga esto”, que se dedique a hacernos revivir los momentos más icónicos de la historia de la humanidad.

Es entonces cuando se nos  ocurrió realizar un viaje de incentivos que volviera hasta lo más profundo, tradicional y emblemático de la China de hace 600 años.

Darle vida a una máquina del tiempo y revivir la esencia de una de las culturas más tradicionales y con más historia del mundo.

Para nosotras ha sido muy importante plasmar toda esta experiencia a lo largo de todo el viaje, que fuera una experiencia casi trascendental: nada más empezar la ruta nos alejamos de los grandes edificios, del ruido de la ciudad, de la aglomeración, de los grandes monumentos modernistas.

Este es un viaje en el que puedes pararte en mitad de la Muralla China y escuchar por segundos a los guerreros que la protegían, donde puedes probar un Won Tou típico y tradicional, o practicar Tai Chi como lo hacían las antiguas dinastías cuando salía el sol.

Y de repente, ves moverse a cámara rápida todo tú alrededor, y ves cómo los parques cambian y se construyen casas, cómo algunos huertos y jardines pasan a ser grandes edificios, cómo la gente viste diferente, y diferente, y todo va cambiando.

Y paras. De repente estás en Pekín otra vez en mitad del centro financiero de Shangai, subida en el edificio más alto de China y contemplas toda esa transformación durante décadas, y ves un horizonte lleno de rascacielos, y la gente chiquitita, y ya huele todo diferente, y no hay guerreros que protegen ese edificio, si no personas yendo y viniendo, y fotografiando la inmensidad de Pekín.

Este es un viaje que nos invita a conectar con otras culturas, que busca abrir la mente de nuestros viajeros. Porque “nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. Sabemos que Flamagas apuesta por la diversidad cultural, y es por eso que en este viaje nos hemos metido de lleno hasta la China más tradicional, para luego volver a la actualidad y comprender un poco mejor ésta cultura que envuelve a este gran país.

Graham Greene decía “viajar permite huir de la rutina diaria, del miedo al futuro”, queremos que vuestros trabajadores se olviden por más de una semana sobre quiénes son y se sumerjan en uno de los viajes más trepidantes e inspiradores, dónde no únicamente van crear relaciones fuertes y duraderas, sino que van a olvidarse de quiénes son por unos días y van a conectar plenamente con el corazón de una cultura diferente.
La mejor manera de construir una gran empresa es construir un gran equipo. Y este, sin duda, es un viaje para ello.